El Parto Vertical

Así eran los partos cuando las mujeres parían respetando lo que su cuerpo les pedía…

En cuclillas, en cuatro patas, de pie… distintas formas, pero todas ellas verticalizadas.

Y asi todo era más fácil, más natural!

Estas posturas favorecen el descenso del bebé en su esfuerzo por nacer.

Favorecen los pujos de la mujer.

La ley de gravedad ayuda.

Se reduce el dolor  si la mujer puede moverse libremente, cambiar su posición, balancear su pelvis, acompañar las contracciones con lo que su cuerpo le pide.

Su periné sufre muchísimo menos en estas posiciones verticalizadas (cuadrupedia, cuclillas, etc)

En fin… como la naturaleza y nuestro cuerpo es sabio, estas son las posturas que de forma natural (sin indicaciones) adoptaría una mujer que va a parir.

Imagino que habrá excepciones…pero la fisiología durante la fase expulsiva del parto nos lleva a buscar posiciones verticales (nunca acostadas boca arriba!!)

Por fin encontré un VIDEO donde se observa un parto verticalizado.  Así de hermoso y así de natural es! Observen el video:

 

¿Porqué entonces los partos en la actualidad son en posición horizontal?

Esta posición de litotomía (acostadas boca arriba) con las piernas en alto, favorece sin duda, la comodidad de quien asiste al parto.

El médico, obstetra, o matrona estarán más cómodos asitiendo al parto, si la mujer está en esa posición.

La mujer, no obstante, sufrirá más dolor.

*Al ser más doloroso todo el proceso de parto, posiblemente la mujer pida anestesia para soportar ese dolor.

Deberá pujar mucho más (ya que el descenso y la salida del bebé se hacen más difícil en esta posición)

*Más pujos, más posibilidad de lesionar el periné y sufrir prolapso.

Posiblemente el médico decida cortar su periné (episiotomia) para «ayudar» a que salga el bebé.

*Este corte quirúrgico del periné provoca lesiones, más o menos graves según la suerte de cada mujer (es decir, el tejido que haya cortado el médico, si ha alcanzado terminaciones nerviosas o no…)

 

En Fin, todo lo natural del trabajo de parto se pierde cuando la mujer:

  • No puede moverse libremente.
  • No puede adoptar la postura que le sea más cómoda para parir
  • Recibe indicaciones de lo que debe hacer
  • Se siente insegura o tiene miedo
  • Se siente observada

 

Queridas mujeres, tenemos TODO lo que necesitamos para parir!  Nuestro cuerpo fue diseñado para ello.

Podemos desear mayor o menor ayuda durante este proceso, pero tenemos que saber que somos NOSOTRAS quienes parimos.

Confiar en nuestro instinto. Escuchar nuestro cuerpo.

Y para ello, probablemente tengamos que buscar profesionales que estén dispuestos a acompañarnos de forma respetuosa.

Entendiendo que somos las protagonistas de ese precioso momento, y que sabemos (mejor que nadie) cómo hacerlo.

 

Y porqué escribo sobre esto?

Llevo años dedicándome a ayudar a las mujeres en su recuperación post-parto, utilizando los ejercicios hipopresivos para lograrlo.

Las lesiones que traen de sus partos son sorpendentes y alarmantes. Sus pisos pélvicos están muy lesionados.

Muchísimos casos de episotomía que hacen que esa mujer pierda sensibilidad (tan necesaria para el disfrute de la función sexual), tenga pérdidas de orina, sufra de prolapsos, etc.

Y la mayoría de estos episodios tienen lugar después de partos horizontales, en los cuales la mujer no decide, sino que recibe indicaciones.

Acostate, pujá, soplá… etc, etc

Generalmente estos partos terminan con la utilización de instrumentalización (episiotomía, forceps, ventosa) para «ayudar» la salida del bebé.

Todas estas lesiones que podrían evitarse, luego necesitan mucho tiempo de recuperación. Si es que llegan a recuperarse.

Y ahí es donde no puedo evitar llamar a la reflexión, intentando EMPODERAR a las mujeres. 

Para cuidarnos, para estar segura de nosotras mismas y para poder elegir cómo y con quien parir.