Diastasis Abdominal II

La DIASTASIS ABDOMINAL es la separación de los músculos rectos del abdomen.

Como ya comenté en la nota Diastasis Abominal I existe una separación normal de estos vientres musculares, que está conformada por tejido conjuntivo, llamado línea alba. Hasta los 2,5 cm es considerada normal. Mayor distancia indicaría patología. (esto difiere entre autores)

La diástasis de rectos puede darse tanto en hombres como en mujeres. Los factores de riesgo para que se produzca son varios:

  • factores congénitos o hereditarios.
  • el envejecimiento, ya que existe una mayor debilidad del tejido conjuntivo.
  • la obesidad
  • el deporte de alto rendimiento o alta intensidad (que enfrenta al cuerpo y sus estructuras miofasciales a reiterados y repetitivos esfuerzos físicos),
  • el embarazo

La diástasis abdominal va acompañada de una hipotonía de la musculatura abdominal. Es decir, de una debilidad de esta musculatura que ya no puede sostener y ajustar como debería hacerlo.

El tejido conjuntivo se encuentra vulnerable y puede lesionarse ante esfuerzos o aumentos de presión intra-abdominal. Ya sea con esfuerzos de la vida cotidiana, o a aquellos relacionados con el deporte.

Dependiendo de la gravedad de la diástasis, la indicación médica puede variar. Posiblemente sea quirúrgica (en los casos más severos) o de intervención terapéutica (en los casos leves – moderados) En este último caso será necesario lograr la recuperación de esta musculatura a través de ejercicios que incrementen su tono de base y funcionalidad.

Las evidencias clínicas indican que los Hipopresivos mejoran notablemente el tono de base de la faja abdominal, y son de ayuda para disminuir la distancia entre rectos. Los Hipopresivos ejecutados con la Técncia Respiratoria Activa (TRA) son ideales para tratarla.

Disfunciones posturales y uroginecológicas

La diástasis de los rectos puede afectar el soporte del tronco y la correcta funcionalidad del espacio abdominal. McGill y cols (2003) resaltan que la participación sinérgica y coordinada de todos los músculos del tronco es necesaria para poder transferir las cargas de forma eficaz y segura a través del complejo lumbo-pélvico y garantizar la estabilidad del raquis.

Cualquier afectación de uno de ellos podrá afectar su estabilidad, generando mayor posibilidad de lesiones. Las mismas frecuentemente se traducen en problemas a nivel postural o distintas patologías de columna.

Por otro lado, se estima una alta relación entre la presencia de diástasis y el diagnóstico de disfunciones de suelo pélvico como incontinencia urinaria de esfuerzo, incontinencia fecal y prolapso de órganos pélvicos. Autores como Spitznagle, Leong y Van Dillen (2007) encontraron en una población con patología uroginecológica presencia de diástasis en más del 50% de los casos.

Sapsford (2004) demuestra que en mujeres sanas existe una sinergia entre los músculos Rectos del Abdomen y la musculatura del Suelo Pélvico.

El autor comenta que el suelo pélvico actúa junto con los músculos abdominales y los multífidus en la estabilización del tronco. Por lo que se deduce que el deterioro de la pared abdominal en mujeres, podría ser una de las causas de disfunciones en el suelo pélvico.

 

EVALUAR Y TRATAR

En este video te comentaré las distinta evaluaciones que deben realizarse para evaluar la faja abdominal, que van más allá de la separación de los vientres musculares.

Desde nuestra oferta formativa, incorporamos estos Test que nos ayudan a comprender el funcionamiento de estas estructuras en nuestros alumnos o pacientes.

Para informarte sobre los próximso Cursos, puedes verlos aquí: Cursos

Más info sobre estos ejercicios en nuestro BLOG